Preguntas y Respuestas

Cada pedido se trata de manera individual, eligiendo la prensa más conveniente para darle a su trabajo el aspecto profesional que requiere, dependiendo de la cantidad de ejemplares que haya elegido al hacer el pedido. Aún así la diferencia es mínima y cada una tiene sus ventajas y desventajas. La impresión digital consigue una mayor homogeneidad entre diferentes tiradas de un mismo documento y el secado es mucho más rápido, por el contrario la impresión offset ofrece más calidad y precisión para una impresión y acabado profesional y es utilizado para tiradas grandes, para las tiradas cortas se suele utilizar prensas digitales que obtienen esa calidad profesional 100% comparable al proceso offset.

Para papeles especiales o distintos tipos de acabados recomendamos consultar con la imprenta.

Las tipografías utilizadas para los textos deben ir incrustadas en el documento o en su defecto los textos deberán ser rasterizados en photoshop o trazados/contorneados (vectorizados) en programas vectoriales como illustrator antes de proceder a generar el PDF o archivo final. Otra solución es adjuntar con el archivo final la o las tipografías usadas en el documento.

En principio no, lo que se hace es una conversión lo más aproximada posible visualmente del color Pantone. Hay que tener en cuenta que los colores Pantone se crearon para poder reproducir colores especiales por su tonalidad y sólo se pueden conseguir imprimiendo como tintas directas.

Los programas más habituales con las extensiones de formato utilizados para la creación de originales de impresión son:
 
– Macromedia FreeHand (.fh11, .jpg) – Mac/PC
– Adobe InDesign (.ind, .jpg) – Mac/PC
– QuarkXPress (.qxd, .jpg) – Mac/PC
– Adobe Illustrator (.ai, .eps, .jpg) – Mac/PC
– Adobe Photoshop (.PSD, .TIF, .EPS, .jpg) – Mac/PC
– Corel Draw (.cdr, .jpg) – PC
– Adobe Acrobat (.pdf, .jpg) – Mac/PC
 

Si el trabajo se va a imprimir a en formato medio o pequeño (revistas, folletos, tarjetas, libros etc …) la resolución óptima son 300 dpi a tamaño final.
Si se va a imprimir en plotter y el formato de impresión es grande (grandes carteles, lonas etc …) la resolución optima serían 100 dpi.

Sangre es el término que indica el tamaño de más que damos a nuestro diseño contando con que a la hora de cortarlo en la guillotina o con un troquel quedará al tamaño de diseño deseado. Entre otras cosas evita la posibilidad de que queden bordes blancos alrededor del trabajo terminado. Suele ser entre 2 y 5 mm por cada lado según el tipo documento y las recomendaciones de la imprenta.

Cada proyecto es distinto, para que no haya errores consultar con la propia imprenta que documentación hay que aportar cuando el trabajo está terminado y solo se quiere la impresión. Generalmente el archivo final, pero ese puede tener vínculos externos como las imágenes y las tipografías, ante la duda es bueno acompañar estos archivos junto con el archivo de maquetación y diseño principal.
Asegúrese de revisar sus diseños con cuidado y corregir cualquier error antes de tramitar el pedido.

En un archivo/documento preparado para la impresión como por ejemplo un PDF para imprimir, sólo deben aparecer colores de cuatricromía (CMYK) o en su defecto tintas planas (PANTONES) todos ellos debidamente identificados con sus porcentajes de Cyan (azul), Magenta, Yellow (Amarillo) y K(Negro) (colores que componen el llamado CMYK) en el caso de las cuatricromías y con su número identificativo los pantones (por ejemplo 265C).
Los dispositivos como el ordenador, móviles, tabletas, televisores etc … suelen utilizar el formato RGB (Red, Green, Blue), asegúrese de que todo (imágenes, textos, etc.) están convertidos a CMYK para que no haya variaciones entre lo que ve en su monitor y la impresión final de su documento.